sábado, 31 de mayo de 2008

Con ojos de niño

Un día en el expreso Soria-Monteverde,
vi subir a un hombre con una oreja verde.

Ya joven no era, sino maduro parecía
salvo la oreja que verde seguía.

Me cambié de sitio para estar a su lado
y observar el fenómeno bien mirado.

Le dije: Señor, usted tiene ya cierta edad;
digame, esa oreja verde, ¿le es de alguna utilidad?

Me contestó amablemente: Yo ya soy persona vieja,
pues de joven sólo tengo esta oreja.

Es una oreja de niño que me sirve para oir
cosas que los adultos nunca se paran a sentir:

oigo lo que los árboles dicen, los pájaros que cantan,
las piedras, los ríos y las nubes que pasan;

oigo también a los niños cuando cuentan cosas
que a una oreja madura parecerían misteriosas...

Así habló el señor de la oreja verde
aquel día, en el expreso Soria-Monteverde.

Gianni Rodari

Este bonito relato poético me hace recordar un libro con el que Francesco Tonucci, psicopedagógo italiano, bajo el seudónimo de Frato nos hace ver el mundo Con ojos de niño.
Utiliza el dibujo y el cómic para hacernos reflexionar a todos los docentes.
Os recomiendo la lectura de éste libro, es entretenido, y capaz de arrancarte una sonrisa a la vez que te cuestiona programas educativos, objetivos planteados en el aula, teorías pedagógicas y un montón de planes ideados por el maestro que no siempre coinciden con las necesidades e intereses de nuestros alumnos. ¿ Será acaso por que no miramos con ojos de niño? o ¿Será por que nuestra oreja ya no es verde?

Lo cierto es que cuando uno saca la oreja verde o mira con ojos de niño, las cosas se viven diferentes.

- Hoy - dice la profe (puedo ser yo, casi seguro que soy yo)- vamos a pintar con pintura de dedos.
- ¡Biennnnn!- la ovación es tan grande como la ilusión y la emoción.
- Pero, sólo utilizaremos un dedo -dice la profe-el dedo índice.
Comienza la tarea y nos subimos las mangas del mandilón. Los ojos brillan ante la emoción del derroche de imaginación y creatividad que esos pequeñajos llevan dentro.
- Vamos a pintar dentro de la letra "a", procurad no saliros- dice la profe.
El brillo de los ojos desparece a medida que ven el espacio limitado donde deben pintar.
Bueno, pero algo es algo y al menos hay pintura de dedos y con ello la posibilidad de embadurnarse sigue adelante.
-Recuerdo- dice la profe- que sólo utilizaremos el índice.
Al final de la tarea todos, o casi todos, han pintado con su índice la letra "a" ,han sido capaces de contener toda fuerza arrolladora capaz de llevarles a disfrutar manchándose hasta el último poro de la piel.
Todos, excepto uno...manos, cara, pelo, mesa, todo está lleno de color.
-Pero...¿qué ha pasado?-dice la profe- ¿no me has escuchado? ¿porqué estás todo pintado?Sólo el índice.
-Es que....¿dónde está el índice?
La profe se desarma, repliega velas. Y mira con ojos de niño, escucha con la oreja verde, sonríe para sus adentros y ...toma una decisión . Una tarde de éstas haremos taller de pintura de dedos líbremente,para que disfruten sin límites. Y así esa ovación (biennn) que contiene la emoción, la ilusión y el entusiasmo de esos pequeños artistas con ganas de manchar y dominar el mundo por medio de la pintura, pueda dar rienda suelta a los anhelos,ilusiones,incluso miedos, y como no, los sueños de mis pequeños duendes.

6 comentarios:

David dijo...

Ya lo decía Berciano, que hay que ser más como niños de tres años.

Manolo dijo...

Bueno chica, no etá mal para empezar, la verdad es que he tenido un montón de sentimientos al entrar en tu blog, he sentido sorpresa, orgullo y mucha alegría, me ha gustado mucho y te diría aquello de "nena tu vales mucho", perdona por lo de nena, es por ser fiel al original.
El sentimiento de oprgullo me confirma que estoy casado con una mujer estupenda y maravillosa; mujer que tengo que compartir con un montón de estupendos y maravillosos mocosos, gracias a ellos eres lo que eres una estupenda profesional, que Dios os bendiga a ti y a ellos, te quiero.

Antonio dijo...

Me gustaría ser de nuevo niño para tener una profe tan simpática y alegre como tú.
Ojalá mucha gente elsa este blogg para aprender el cariño que pones en lo que haces.

Marisa dijo...

Gracias chicos, me motiváis a seguir escribiendo . Os contaré más cosas de mis pequeños duendes

Anónimo dijo...

Hola!
Está muy bien, espero seguir leyendo más anécdotas, textos tan bonitos y reales como este.
:-)

¡Eso si que es una buena profe!

Noelia

la profe de reli dijo...

Me encantará seguir la evolución de tu blog y encontrar textos maravillosos para tus pequeños duendes, y los míos
un abrazo
Carmen

LOS NIÑOS DEL ROJAS
http://rojasreli.blogspot.com