domingo, 28 de diciembre de 2008

El Otro Rey


Nacido, pues, Jesús en Belén de Judá en los días del rey Herodes, llegaron del Oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?
Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

( Mateo 2, 1-2 y 2,11)

En estos días previos a la Navidad en los que hemos estado muy ocupados con muchas actividades, preparando las actuaciones de la fiesta de Navidad, talleres de adornos navideños y la visita al ya tradicional Belén de Berta Martín (uno de los mejores del mundo mundial), contaba yo la historia de los Magos a mis "pequeños duendes", por aquello de documentar lo más posible la visita y los acontecimientos que en estos días iban a vivir en su entorno. Y con la historia de los Magos, surgen los interrogantes: ¿De quién es ese castillo?, ¿y quién es ese Herodes?, ¿qué le llevó al niño?, ¿pero no son tres los Reyes Magos? Es cuando toca contar la historia de Herodes y los inocentes.

Al final del relato, contado a modo de cuento de esos que dejan sentir la emoción en los ojos y en algunos también el miedo y la preocupación, surge la pregunta:
-Profe, ¿Herodes ya murió?
-Si, hace mucho tiempo - veo que asoma cierto sentimiento de temor en la pregunta-. Tú tranquila, ya murió.
Pero los niños, siempre sorprendentes y ansiosos de saber... Vuelven a preguntar.
-¿Y tiene parientes?
La sonrisa se me escapa y me siento emocionada, sorprendida e impresionada. ¡Es increible!, ¡qué cosas se les ocurren!
No desperdicio la ocasión, y les digo:
- Pues no lo sé, no creo, pero vosotros sed prudentes, no vayáis con desconocidos, en estos días de jaleo en las calles y centros comerciales no os soltéis de la mano de papá o mamá.

Me vienen entonces a la cabeza todas esas noticias que leemos a diario en la prensa y vemos en la TV de "los herodes" de nuestro mundo. Pues claro que tiene parientes -pienso- y si no ¿cómo podemos llamar a los que hacen daño a seres inocentes, menores y desprotegidos? Algunos no tienen la ocasión de poder crecer y otros no se les concede el privilegio ni siquiera de nacer.
La pregunta me hizo reflexionar, es posible que "mis pequeños duendes" sean tan intuitivos y perciban el peligro, el riesgo y esa figura de Herodes les haga percibir que hay algo al acecho de lo que tenemos que protegerlos. Quizás es una llamada de atención, una alerta. Por eso yo deseo
que el brillo de las luces de la Navidad no nos empañen la risa de los niños y el verdadero regalo que son para nuestro MUNDO. Ellos necesitan nuestra protección y nuestro cariño, son el don más valioso que tenemos y además nuestra esperanza de futuro. FELIZ NAVIDAD.





2 comentarios:

Nafrayu dijo...

pues si que tienen razón tus peques!!! hay muchos Herodes por ahí...yo cada vez que tengo en brazos a mi sobrina...pienso en como puede ser posible que alguien haga daño a un bebé...la desesperación y los problemas deben ser enormes...y la tranquilidad que estos peques dan...no les son suficientes...no me extiendo más porque va a parecer otra entrada de tu blog. Un saludo y hasta pronto. FELIZ AÑOO!!!...por cierto...Soy David-Villalegre...

marisa dijo...

Gracias David, FELIZ AÑO en el que tendremos ocasión de compartir.... Un abrazo