lunes, 26 de enero de 2009

Educar para la Paz



Los Juguetes son para Jugar a Jugar (de verdad)
No para Jugar a Matar (de mentira)
Las pistolas (ni de agua)
El revolver (ni de broma)
La escopeta (ni tocarla)
Los juguetes para todo
Y las armas para nada.

(Gloria Fuertes)


Poesía sencilla, clara, y con mucho contenido. De esa gran mujer, poeta (y no poetisa como ella decía) que tanto nos ha aportado al mundo de la infancia. Sus poemas son un buen recurso para un aula de infantil, sus rimas graciosas, entretenidas, gustan a los pequeños y nos hacen reflexionar a los adultos. Los juguetes son para jugar a jugar (de verdad) habla y reivindica la paz en contra de la violencia. Es un toque de atención a un juego sencillo con herramientas que no hagan daño. Educar para la paz con el juego y el juguete, para el día de mañana poder llegar a ser unos hombres y mujeres pacíficos. Esta reflexión me hacía yo con la poesía, cuando se me viene a la cabeza el recuerdo de una anécdota de mis "pequeños duendes".

Era una de esas mañanas tranquilas y sosegadas en la que los niños que van entrando en el aula aún vienen medio aletargados y no ha despertado el bullicio y el alboroto, mientras todos esperábamos a que llegasen el resto de compañeros que vienen en el transporte escolar. De pronto se abre la puerta -aquí están- encabeza la expedición Pelayo, que con mucho brío tira la mochila desde la puerta debajo del perchero y dice:

-Aquí estamos, hemos llegado, los peligrosos del barco.

Según lo escucho podéis imaginaros la risa que me dio. Un segundo después pensé:

-Vaya día que me espera.

Y digo yo a modo de reflexión, ¿cómo se puede educar para la paz cuando ya se viene predestinado para la guerra?

Y los peligrosos del barco juegan a piratas que matan a capitanes de barcos, y construyen armas con las piezas de colores, y un lápiz es un puñal, y un pincel una espada... etc.

El día 30 de Enero es la jornada escolar por la paz y la no-violencia, la celebraremos con algún gesto, concienciándonos y convenciéndonos de que es posible un mundo en paz. Y en casa el mensaje es: defiéndete, no te dejes, si te dan da tú más fuerte. Me pregunto si los adultos somos conscientes del alcance de éste mensaje. Tanto desde lo que se dice en casa como lo que los niños ven por la TV. Yo desde luego no pienso tirar la toalla y seguiré apostando para que los juguetes sean para jugar de verdad, para que mis "pequeños duendes" sueñen con barcos cargados de paz, que navegan a un mundo mejor.


2 comentarios:

Diana dijo...

Que maravilloso poema... me encantó, muy explicativo, gracias por enseñarnos cada día un poco más... besitos

Rosamary dijo...

Preciosa tu idea. pero como un presidente de gobierno dijo que las armas no se vendían para matar, igual los niños lo entienden así. Hay que empezar a educar a los mayores.